¡Únete!


MujeresNet.Info: Información con Perspectiva de Género
Lo que se dice...

— En la revista Perfil. Abril 2009.
— En la agencia Cimacnoticias. Abril 2009.
— En el portal Periodistas en Línea. Abril 2009.
— En el diario Lux Crónica Potosina. Abril 2009.
— En la Revista Latina de Comunicación Social. Marzo 2009.
— En FUCATEL, Observatorio de los Medios. Marzo 2009.
— En el blog de Octavio Islas. Marzo 2009.
— En el diario Milenio-Veracruz. Noviembre 2008.Puedes leerlo también aquí.
— En el sitio AVC Noticias. Noviembre 2008
— En el sitio Veracruz al día. Noviembre 2008
— En el blog Zapateando. Noviembre 2008
— En la agencia de información Cimac Noticias. Septiembre 2007
— En la Revista Día Siete. Julio 2007
— En la agencia de noticias de México Notimex, en el Portal de la Mujer. Enero 2007
— En el portal 39ymás. Noviembre 2006
— En el Diario Presente. Mayo 2006
— En el portal catalá Món Comunicació. Abril 2006
— En el diario El Universal. Noviembre 2001
Periodistas, Periodismo, Prensa
*Informe: Periodistas están desapareciendo en México [Ver]
*SIP: 2008 registra trece periodistas muertos en la región [Ver]
*Maestría ofrece capacitación en periodismo digital (vigencia: mayo) [Ver]
*Guía para periodistas: Cómo sobrevivir en el 2009 [Ver]
*Diseñan seguro para proteger a bloggers de cargos de difamación [Ver]
*Red internacional de seguridad para periodistas lanza sitio especializado [Ver]

Ciber
ciudadanas
¿Dónde, cuándo, cómo, para qué?
Inscríbete al curso en línea, y aprende a crear y administrar un blog, así como los tips y consejos para su éxito.


Foro de discusión
¿En favor o en contra?
Opina, debate, argumenta...


Somos feministas
¿Te reconoces y defines como tal?
Escribe cómo vives el feminismo y qu´ importancia tiene para ti.

Enlaces personales

  • MujeresNet.Info
  • Mi Flickr
  • Mi Hi5
  • Mi Facebook
  • Dinastía Lever
  • Mi perfil en Blogger
  • Mi perfil en Technorati




  • Página de la columna de Elsa Lever M., periodista, académica y feminista





    Desde la resistencia. Mujeres de opinión


    Por Elsa Lever M.
    Periodista con Maestría en Comunicación por la FCPyS de la UNAM, diplomada en Género por el PUEG de la UNAM, y en Feminismo por el CEIICH de la UNAM. Directora de http://www.mujeresnet.info/

    El concepto de resistencia está basado en la postura de Foucault (1979), pues se concibe a partir del supuesto de que la sociedad y las relaciones entre hombres y mujeres son un entretejido de poderes. De esta forma, el poder es una relación y no un rasgo individual; el poder no se detenta, no se apropia sino se ejerce y se revela en todas las esferas de la vida social: en la familia, en el barrio, en el lugar de trabajo.

    Desde esta perspectiva, para que el poder se ejerza es necesario que el otro sea un sujeto activo, que responde, reacciona, resiste; el poder es enfrentamiento, es lucha. Así pues, las mujeres, aunque subordinadas, ejercen poderes que pueden llevar a cambios en su condición social. Según Foucault (1979), si no hubiese resistencia no habría relaciones de poder y se hablaría sólo de obediencia. La idea de resistencia se vincula con un proceso creativo, resistir es constituirse en un agente activo de cambio.

    La lucha contra la desigualdad de género tiene mucho de esta concepción, ya que se habla de resistencia cuando se trata de la acción de las mujeres contra su subordinación y recrean las condiciones para romper con los estereotipos; se vuelven sujetos portadores de alternativas de transformación.

    Sin embargo, a pesar de que el poder no puede concebirse sin la resistencia que engendra, la interacción entre poder y resistencia no es siempre perceptible, ya que el orden dominante se reconstruye borrando las huellas de su contestación (Riot-Sarcey, 2002).

    Así entonces, aunque imperceptible a veces, la resistencia femenina se ha dado desde el ámbito cotidiano, del laboral, hasta el área de la producción académica e intelectual, sobre todo por mujeres universitarias, resistencia que han definido como una “revolución pasiva” desde la sociedad civil (De Barbieri, 1986), o “silenciosa” (García de León, 1994), donde lo pasivo no aparece como peyorativo sino como estrategia de poder que repercute y penetra a la sociedad y sus símbolos.

    Desenmascarar las visiones dominantes constituye una forma de resistencia creativa que abre posibilidades de modificación de las relaciones de poder, donde otros dos procesos están presentes (Varikas, 2002): el de exclusión y el de segregación, ambas basadas en la construcción social del género que parte, como ya se dijo, de la diferencia biológica, de lo femenino-privado y lo masculino-público. De esta forma, las mujeres han quedado “silenciadas” (García de León, 1994), han quedado excluidas del poder, excluidas del ámbito público, de los núcleos donde se ejerce control como las Fuerzas Armadas, la Iglesia católica, el Banco Mundial (De Barbieri, 1996). Y conforme se han incorporado a esta esfera masculina, el proceso de segregación entra en juego, obstaculizando la igualdad de acceso.

    En este sentido, el que las mujeres se resistan y luchen contra la exclusión y la segregación, arribando a un ejercicio de poder, es síntoma de un proceso de cambio social, de cuestionamiento al orden de dominación masculina, entendiendo como cambio social las transformaciones observables y verificables que suponen cambio de estructuras, es decir, el cambio debe modificar sustancialmente la organización de la colectividad y debe ser permanente, pues las transformaciones no pueden ser superficiales. Lo anterior se consigue a través de varios factores (Cordero del Castillo, 1998) como los deseos y decisiones conscientes de los individuos, lo actos individuales influidos por cambios sociales, las tensiones estructurales, las influencias externas, la confluencia de elementos de origen diverso, la manifestación de un propósito común y la presencia de élites de poder.

    Élite es un grupo de personas que en una sociedad ocupan puestos importantes, que concentran poder en una estructura social (Negro, 1998). Ahora bien, puesto que se trata de un asunto de poder (poder masculino), las mujeres que se acercan a él, que participan de algún modo en él es, para García de León (1994), de importancia relevante. Son mujeres que están efectuando el cambio del modelo tradicional femenino (esfera privada) al nuevo modelo femenino (esfera pública). Han reivindicado su herencia social, es decir, estudiar, actuar en la vida publica, trabajar. Han reclamado lo que la permanencia de una sociedad androcéntrica les negaba.

    Estas mujeres que se han incorporado a la esfera pública conforman entonces una élite de poder en tanto grupo con ideas e intereses comunes, y debido al poder que tienen o influjo que ejercen sobre los valores de una colectividad, se convierten en potentes agentes de cambio social (Cordero del Castillo, 1998).

    García de León (1994) le llama a este conjunto de mujeres con poder como “élites discriminadas”, ya que tienen que ejercer su posición como una especie de privilegio enturbiado, ya que en tanto que élite femenina son una “élite aislada” tanto de la élite masculina como de la masa femenina, y una “élite discriminada”, es decir, constreñida a las pequeñas porciones de poder que el monopolio masculino graciosamente le entrega no sin presiones. De esta manera, la autora se aboca a mujeres públicas, entre ellas las profesoras universitarias, las mujeres políticas y las mujeres empresarias.

    Por otro lado, el caso de las mujeres que participan del periodismo de opinión, a través de artículos en las páginas editoriales de diarios o columnas periodísticas, podrían considerarse también como una élite discriminada, en tanto se han incorporado a un ámbito político y de poder, y por ende público. El poder, dice Lasswell (1963), es la participación en la toma de decisiones, y para ejercerlo se debe formar parte de un cuerpo político.

    Por ello son mujeres que gozan del “privilegio” de emitir su opinión en un campo dominado por hombres, que es la política; son mujeres con estudios superiores o activistas políticas que ejercen el poder de formar opinión desde una tribuna periodística, la cual lleva implícita también el poder de producir, reproducir y sostener el orden de dominación masculina.

    Escasas en las páginas de opinión de los diarios, estas mujeres ejercen también el poder desde la resistencia y a través de esa lucha han abierto caminos contra la exclusión y segregación, hacia el cambio social.

    Lo que García de León (1994) llama “élite discriminada”, Mannheim (1963) la define como élite “sublimada” y está constituida por dirigentes moral-religiosos, estéticos e intelectuales, cuya finalidad es procurar socialmente salidas a esos nuevos sentimientos que surgen de la discusión de problemas de actualidad, en sentido crítico y estimulando el desarrollo de perspectivas nuevas.

    Sin embargo, considerando todo lo antes expuesto, esta lucha continúa enmarcada por los principios de jerarquización, así como de exclusión y segregación, pues las páginas de opinión de los diarios se muestran como un campo de desigualdad de género.

    Pocas han accedido a esta área, y las que lo han hecho han sido seleccionadas porque su profesión o actividad son sólo extensión de “lo femenino”. Así, resulta que las mujeres que participan en este campo son profesoras, escritoras o defensoras de derechos humanos. O bien, son militantes de algún partido político que va bien con la línea del diario. También se hallan mujeres con cargos políticos relevantes, que dan cierto prestigio al diario, pero que pierden ese acceso en cuanto dejan de detentar dicho cargo político.

    En general, la presencia de esta élite de mujeres en las páginas de opinión de los diarios es todavía cuantitativa y cualitativamente menor. Se sigue creyendo que son aún un grupo de mujeres privilegiadas que ejercen el poder que les permiten ejercer. Que son la excepción que confirma la regla. La regla es que para las mujeres una formación superior, pública, política y de poder es inaceptable excepto en casos excepcionales. Así, una mujer con esta formación ni es ni puede ser una mujer corriente, por lo tanto su capacidad o su trabajo revierten sólo sobre ella misma y para nada cambian la opinión que haya de mantenerse sobre el resto. Ella es una excepción y las demás son lo que son (Valcárcel, s/f).

    Pero esta es una perspectiva susceptible de cuestionarse, ya que los contenidos de un diario y mensajes de la prensa en general están ligados a cambios en los escenarios político-sociales y quizá estas mujeres élite, articulistas de opinión, encontraron y siguen hallando, a contracorriente, el hilo conductor a favor de las mujeres; han encontrado y sabido aprovechar los momentos coyunturales para abordar los medios desde la tribuna del artículo de opinión. No es que las dejen hacer, sino que han aprovechado las circunstancias para romper el silencio; han estado en las filas de la revolución “pasiva” y “silenciosa” ejerciendo el poder desde la resistencia.

    BIBLIOGRAFÍA

    CORDERO DEL CASTILLO, J. (1998) “El cambio social”, en Hernández, S. (coord.), Manual de Sociología, Valladolid: Universidad de Valladolid.
    DE BARBIERI, T. y OLIVEIRA, O. (1986) “Nuevos sujetos sociales: la presencia política de las mujeres en América Latina”, en Nueva Antropología núm.30.
    DE BARBIERI, T. (1992) “Sobre la categoría género. Una introducción teórico-metodológica” en Revista Interamericana de Sociología, núm. 2 y 3.
    DE BARBIERI, T. (1996) “AlgCursivao más que las mujeres adultas. Algunos puntos para la discusión sobre la categoría género desde la sociología”, en González M., Metodología para los estudios de género, México: IIE-UNAM.
    FOUCAULT, M. (1979) Microfísica del poder, Madrid: La Piqueta.
    GARCÍA DE LEÓN, M. (1994) Élites discriminadas. Sobre el poder de las mujeres, Colombia: Anthropos.
    LASSWELL, H. (1963) Psicopatología y política, Buenos Aires: Paidós.
    MANNHEIM, K. (1963) Ensayos de sociología de la cultura, Madrid: Aguilar.
    NEGRO M., A. (1998) “Las élites sociales”, en Hernández S. A. (coord.), Manual de Sociología, Valladolid: Universidad de Valladolid.
    RIOT-SARCEY, M. (2002) “Poder(es)”, en Hirata H. (coord.) Diccionario Crítico del Feminismo, España: Síntesis.
    VALCÁRCEL, A. (s/f) Pensadoras del siglo XX, España: Instituto Andaluz de la Mujer.
    VARIKAS, E. (2002) “Igualdad”, en Hirata H. (coord.) Diccionario Crítico del Feminismo, España: Síntesis.


    Etiquetas:

    » Lee el texto completo...

    [ Enlace permanente ] [ DEJA TU OPINION. ]


    Ofrenda a mi Muerto

    Por Elsa Lever M.
    Periodista con Maestría en Comunicación por la FCPyS de la UNAM, diplomada en Género por el PUEG de la UNAM, y en Feminismo por el CEIICH de la UNAM. Directora de http://www.mujeresnet.info/

    Estoy colocando una ofrenda para el único ser -afortunadamente- que se me ha muerto. Sí claro, han fallecido abuelos, tíos, pero nadie realmente tan cercano a mí.

    En cambio mi muerto, ése sí. Días y noches charlé con él, lo alimenté y hasta paseé a su lado. Eran días mágicos y extraños, los cuales nunca entendí. Porque nunca supe por qué se terminaron. Flores de cempasúchilt por acá y por allá. Algunas deshojadas para formar una alfombra con sus pétalos. ¡Eso es!

    Ahora, los platillos de su preferencia. ¡Cómo le gustaban los tamales de mole con frijoles refritos! ¿Y qué tal las gorditas de chicharrón? ¡Esos antojos! Lástima que tuviera que tomar tanta medicina. Pobre de muertito. Desde que dio señales de vida, ya daba también señales de muerte. Por aquí, pegado, un recorte de periódico del movimiento magisterial de 1989. Para hacerle homenaje de cuando iba a las marchas, mítines y plantones. ¡Las cansadas y asoleadas que nos pusimos!

    También por acá, algo de su ropa. Poca, pero bonita y nueva, porque nunca la pudo usar. A ver si ahora donde está no siente frío y la necesita. Yo creo que no, pero de todos modos se la pongo por si siente corrientes de aire al visitar la ofrenda. Está quedando linda... Ni cigarros ni alcohol. ¡Si ni tiempo tuvo de conocer los vicios! Mejor unos jarritos de leche. Algunas veladoras que alumbren el tributo. Con todo esto me pongo a pensar si él me estará viendo y escuchando; si me cuidará, si rezará por mí. Si habrá sido feliz el corto lapso que estuvo en este mundo, unido a mí. ¡Qué barbaridad! No tengo ninguna foto de él. Tampoco hubo tiempo para eso. Tendré que poner la caricatura que su padre le regaló porque no hay otra cosa. ¿Por qué en lugar de cinco meses no fueron años? Cinco meses de vida dentro de un cuerpo enfermo, pero vida al fin. Yo tuve la culpa de que no fuera más tiempo, porque no lo cuidé lo suficiente. Siempre lamentaré no haberlo visto crecer, correr, reír. Se quedó así, pequeño y frágil. Ahora, su calaverita de azúcar en el centro de todo esto. Falta su nombre... ¡listo! Qué hermoso se ve... Las veladoras le dan tanto misterio y suntuosidad.

    Veinte veladoras que corresponden a cada año transcurrido desde su viaje hacia Dios. Veinte años ya de la misma pregunta: ¿Por qué te fuiste? ¿Por qué no te esperaste aunque fuera sólo dos meses más? Entonces con seguridad, no tendría por qué poner ofrenda alguna, porque estarías vivo, junto a mí. Te abrazaría y te vería buscar tu propia vida... Pero no. Te fuiste y aún te recuerdo.

    Estoy acabando de colocar la ofrenda a mi muerto, a Alfonso. El hijo que murió al nacer y el único que he tenido.

    Etiquetas:

    » Lee el texto completo...

    [ Enlace permanente ] [ DEJA TU OPINION. ]


    Seis razones fundamentales por las que el feminismo no es lo mismo que "el machismo pero al revés"

    Por Elsa Lever M.
    Periodista con Maestría en Comunicación por la FCPyS de la UNAM, diplomada en Género por el PUEG de la UNAM, y en Feminismo por el CEIICH de la UNAM. Directora de http://www.mujeresnet.info/

    Ultimamente he escuchado tantos comentarios sobre un feminismo malentendido, surgidos tanto de mentes y bocas masculinas como femeninas, que no he podido evitar la tentación de aclararlo. Hace tiempo escribí un artículo al respecto, pero ahí les va otra vez, más cortito.

    El feminismo no es lo mismo que "el machismo pero al revés", porque el feminismo es un movimiento social, es filosofía, posee una ética, es una propuesta política, es epistemología, y es metodología, además de ser acción cotidiana y activismo.

    1.- Es un movimiento social: Emancipatorio y reivindicatorio de los derechos de las mujeres, necesario y vigente aún porque no todas (quizá ninguna aún del todo) podemos disfrutar de ellos, ni en la misma medida ni de la misma forma. Por supuesto, como todo movimiento, posee demandas propias y propuestas.

    2.- Es filosofía: Dado que está sustentado en la voluntad de erradicar cualquier tipo de opresión, y en la construcción de modos de vida alternativos, se da a la tarea de hacer una revisión crítica de la historia de las ideas y de los discursos filosóficos discriminatorios, sexistas y misóginos más potentes.

    3.- Es ética: El feminismo cuenta con una ética, porque está basado en el respeto a la integridad humana y la ética representa siempre una elección consciente.

    4.- Es política: Porque propone y lucha por el ejercicio de las libertades y el acceso pleno a la dignidad humana. Porque, además, tiene que ver con la construcción de poderes, pero no poderes de dominación sino libertarios.

    5.- Es epistemología: Debido a que el feminismo ha tomado a las mujeres tanto como objetos que como sujetos de investigación, hay una producción de conocimiento útil a las mujeres y a la sociedad en general.

    6.- Es metodología: Porque elabora procedimientos para conocer, ya sean cuantitativos o cualitativos, sobre todo estos últimos, ya que se rescata el carácter histórico del ser humano, lo que sucede en su contexto y sus circunstancias.

    Creo que todo esto está muy lejano de ser el antónimo de machismo al que le ha dado a mucha gente por encasillar al feminismo. En el feminismo cuando hablamos de igualdad nos referimos a la igualdad de oportunidades, de acceso, de justicia. Sabemos que mujeres y hombres somos diferentes no sólo biológicamente, también culturalmente porque tenemos experiencias diferentes desde nuestro ser mujero nuestro ser hombre. No habitamos el mundo de la misma manera y mucho menos lo interpretamos igual porque hemos nacido con procesos corporales diferentes y hemos tenido una educación basada en la diferencia sexual.

    En el feminismo estamos personas de toda edad, raza, clase, sexo, nacionalidad, etc. También hay caracteres y actitudes de todo tipo, y discusiones, enfrentamientos, debates y alianzas como en todo movimiento social. Somos seres humanos y como tales participamos con todo lo que nos hace serlo.

    Déjenme invitarles, mujeres y hombres, a que vean al feminismo como la propuesta alternativa, cultural, social y política, para construir el cambio real en las relaciones entre los géneros, ese cambio basado en el respeto, la equidad y la justicia.

    Etiquetas:

    » Lee el texto completo...

    [ Enlace permanente ] [ DEJA TU OPINION. ]


    Laureana y Frida, periodismo y arte

    Por Elsa Lever M.
    Periodista con Maestría en Comunicación por la FCPyS de la UNAM, diplomada en Género por el PUEG de la UNAM, y en Feminismo por el CEIICH de la UNAM.

    Dos mujeres, de muchas que están en esas dos historias, la oficial pública y la invisible, son el motivo de estas breves líneas que buscan rendirles humilde homenaje, a propósito de sus natalicios: Laureana Wrigth de Kleinhans y Frida Kahlo.

    Laureana Wrigth de Kleinhans


    Este año se cumplen 163 años del natalicio de esta escritora y periodista mexicana, que tuvo lugar el 4 de julio de 1846 en Taxco, Guerrero. En 1865 publicó algunos poemas en el periódico liberal El Estudio. Según datos de Humberto Musacchio, en su Diccionario Enciclopédico de México (1989), Laureana fue socia honoraria del Liceo Altamirano de Oaxaca (1885) y perteneció a la Sociedad Científica, Artística y Literaria El Porvenir (1872) y al Liceo Hidalgo (1873).

    Para 1884, comenzó a publicar en el Diario del Hogar, pero sus ataques a la política represiva del presidente Manuel González estvieron a punto de costarle la expulsión de México, pues fue acusada de extranjera. En los años de 1884 a 1889 dirigió Violetas del Anáhuac, publicación en la que defendió el sufragio femenino y la igualdad de derechos humanos de ambos sexos, y Mujeres de Anáhuac, para difundir la producción de las literatas.

    De acuerdo con la doctora Elvira Hernández Carballido, el semanario Violetas del Anáhuac "contó con una gran participación de mujeres que además de escribir poemas y cuentos redactaron ensayos sobre ciencia, política, historia, religión, pedagogía así como reflexiones sobre la situación femenina, algunas veces conformándose con el rol asignado, otras cuestionándolo, por lo que proponían diferentes formas de ser mujer, no sólo madres o amas de casa".

    Colaboró en El Federalista y escribió La emancipación de la mujer por medio del estudio (1891) y Educación errónea de la mujer y medios prácticos para corregirla (1892). Luego de su muerte aparecieron sus Mujeres notables mexicanas (1910), obra donde recoge en detalle la vida y trayectoria profesional de varias mujeres. Laureana Wrigth murió en 1896, en la ciudad de México.

    Frida Kahlo



    Artista plástica, Frida Kahlo Calderón nació en Coyoacán, ciudad de Mexico, el 6 de julio de 1907. En 1925, tras sufrir un grave accidente de tránsito, se ve obligada a permanecer internada en el hospital de la Cruz Roja y en el tiempo de convalescencia es cuando inició su afición a la pintura.

    Entre los meses de octubre y noviembre de 1938 se llevó a cabo, con enorme éxito, la primera exposición de las pinturas de Frida Kahlo en la galería Julien Levy de New York. En 1939 viajó a París para exponer en la galería Renou & Colle. A finales del mismo año, el matrimonio Kahlo-Rivera terminó en divorcio como consecuencia de diferentes aventuras amorosas de ambos. Aunque al siguiente año se casaron nuevamente y se instalaron en la casa azul de Coyoacán, la vivienda paterna de Frida.

    En 1942 la pintora fue elegida Miembro del Seminario de Cultura Mexicana y un año más tarde obtuvo su primer puesto docente en la escuela de arte La Esmeralda, aunque a su difícil estado de salud la obligó a dar las clases en su casa de Coyoacán.

    Mientras fue docente en La Esmeralda, algunos de sus alumnos formaron el grupo conocido como Los Fridos, a quienes dirigió en la decoración de la pulquería La Rosita.

    En 1946 la artista obtuvo el segundo premio de la exposición anual del Palacio de Bellas Artes. En 1948 fue readmitida en el Partido Comunista de México en el que participó hasta su muerte. En 1953 tuvo lugar la primera exposición individual de la obra de Frida Kahlo en la galería de Arte Contemporáneo, la única que se presentó en México con ella en vida.

    Como consecuencia de una afección pulmonar, Frida Kahlo de Rivera murió en la casa Azul en 1954. En 1958, cumpliendo el deseo de Diego Rivera, la casa Azul se transforma en el museo Frida Kahlo.

    Los retratos -apunta Humberto Musacchio en su Diccionario Enciclopédico de México (1989)- de Diega y ella misma, agobiada por sus padecimientos físicos y numerosas intervenciones quirúrgicas, fueron un tema recurrente en su obra.

    Etiquetas:

    » Lee el texto completo...

    [ Enlace permanente ] [ DEJA TU OPINION. ]


    Incendio en Sonora, Nellys Palomo y el voto en blanco

    Por Elsa Lever M.
    Periodista con Maestría en Comunicación por la FCPyS de la UNAM, diplomada en Género por el PUEG de la UNAM, y en Feminismo por el CEIICH de la UNAM.

    La muerte nos rodea. A veces con indignación, otras con resignación. Las primeras llaman a la denuncia y la protesta, las segundas al homenaje y el agradecimiento.

    Hace unos días murieron 44 menores de entre tres meses y cuatro años de edad, en Sonora, debido a un incendio en la "guardería" donde estaban. Trágico accidente producto de la negligencia, de este hacer siempre mal las cosas y a la ligera. ¿Cuándo aprenderemos? ¿Es tan difícil pedir sentido común? ¿Por qué se cree que burlar reglas, procesos, requisitos, es señal de inteligencia? Las bodegas no son guarderías. ¿Quiénes tuvieron la brillante e "inteligente" idea de que sí, y quiénes de aprobarla? Indigna hasta el asco. Exigimos investigación real y eficaz, y todo el peso de la ley para los responsables.

    El 9 de junio por la mañana murió Nellys Palomo. Reconocida activista por los derechos indígenas y de las mujeres, perdió la vida en un accidente doméstico, dejando un hueco en el feminismo y en la causa de las mujeres.

    Perteneciente a la generación fundadora del PRT (Partido Revolucionario de los Trabajadores) en México y parte importante de su dirección política desde hace muchos años, fue directora de la revista Desde los 4 Puntos fundada en 1997 y parte del Consejo Editorial de Cuadernos Feministas. Fundadora también de Kinal Anzetik y coordinadora editorial, junto con Sara Lovera, del célebre libro Las Alzadas, una coedición de CIMAC y Convergencia Socialista, sobre la participación de las mujeres en el levantamiento zapatista de 1994. Permanente organizadora y ponente en talleres, conferencias y cursos, México y América Latina eran su casa. Fue parte también, como dirigente del PRT, del Comité Internacional de la IV Internacional. Este 10 de junio se le rindió un emotivo homenaje en la explanada del Monumento a la Madre, y en breve regresará a su país natal, Colombia.

    Muerte, indignación, tristeza y rabia. Tenemos que hacer algo. Debemos cambiar el rumbo del país. Urge que encontremos formas más inteligentes de detener esta avalancha de negligencia, corrupción, delincuencia, impunidad y violación de garantías y derechos humanos que nos está ahogando.

    Estas próximas elecciones del 5 de julio no parecen ser la oportunidad para hacerlo, pero menos lo conseguiremos anulando nuestro voto. En nuestra incipiente democracia, el voto en blanco no funciona. Anular el voto es entregarle el triunfo en bandeja de oro a la fracción en el poder. Nada vamos a lograr permitiendo una mayoría de legisladores de derecha en la Cámara. Aunque la izquierda en el país tampoco ha resultado la panacea, debemos siempre tender al equilibrio de fuerzas, de ideas, de propuestas. Si no nos agradan las personas que serán votadas, deberíamos movilizarnos desde antes para evitar sus candidaturas, y no mantenernos indiferentes a los procesos y sólo al final, entonces sí quejarnos. Anular el voto es disfrazar la cobardía con los colores de la rebeldía y la protesta.

    Etiquetas:

    » Lee el texto completo...

    [ Enlace permanente ] [ DEJA TU OPINION. ]


    La construcción del "ser mujer" desde los mitos

    Por Elsa Lever M.
    Periodista con Maestría en Comunicación por la FCPyS de la UNAM, diplomada en Género por el PUEG de la UNAM, y en Feminismo por el CEIICH de la UNAM.

    Sin duda son muchos los mitos que acompañan nuestra vida, pues dan una especie de “sentido a un mundo que no lo tiene”, advierte Rollo May en su libro La necesidad del mito. Es decir, a través de los mitos interpretamos nuestra identidad en relación con el mundo exterior y ponemos en práctica “nuevas estructuras vitales”, pues encauzan el “intento desesperado de reconstruir el propio modo de vida”.

    Pero hay tres muy importantes, hasta ahora, en la construcción del ser mujer: la virginidad, el matrimonio y la maternidad. Y cada uno de ellos lleva roles y conductas obligadas en tanto aparecen como “naturales”: feminidad, castidad, obediencia, sumisión, delicadeza; además de suceder siempre en el hogar, en la esfera privada como esposa y madre.

    Cualquier falla, voluntaria e involuntaria, pondrá en riesgo la identidad femenina. La mujer dejará de serlo para ser llamada de diversas formas según sus fallas: mala madre, perversa, frívola, adúltera, prostituta, libertina, solterona, mancillada, violada, loca, infértil, frígida, lesbiana, fría… y un largo etcétera. Todo, cualquier cosa, menos mujer; menos ser humano, menos sujeto.

    El mito de la virginidad

    En el mito de la virginidad, ésta es considerada el regalo más preciado que una mujer puede darle al hombre que ama, pues es la garantía de la castidad y la pureza, de que sólo se ha sido mujer –propiedad, vaya– de ese hombre.

    Dar el privilegio a un hombre de romper el himen, es como la ofrenda que se hace a un dios –el hombre, claro– . Es también contabilizar haber sido el primero, y mostrar a otros hombres su poder de poseer, y su hombría. El poder de dominio, sobre las mujeres y también sobre otros hombres, se refleja, ¬explica ¬Daniel Cazés en el libro Hombres ante la misoginia: miradas múltiples, a través del acoso –hacia ellas– y de la competencia y enfrentamiento entre hombres.

    Y no hace falta que la madre se lo transmita a la hija, porque la sociedad, la escuela, los medios y la Iglesia se encargan de alimentar y mantener vivo y vigente ese mito.

    Los resultados de crecer y vivir conforme al mito de la virginidad se traducen en graves daños, que se potencian de acuerdo con la propia experiencia al respecto. Es decir que, mientras más naturalizado haya sido el “perder la virginidad”, más difícil será superar el mito. Los daños serían la reproducción –en automático y sin cuestionar– del mito, y la misoginia traducida en prejuicios y la desvalorización de la mujer por la falta o perforación de un microscópico e infuncional tejido.

    El mito del matrimonio

    Concebido como un contrato social, sólo a través del matrimonio la mujer adquiere la categoría como tal. Antes del matrimonio no es nada, no es persona. El hombre sí lo es, por lo que al casarse pasa a ser “marido”.


    Mito perpetuado no sólo por la Iglesia, sino también por el derecho, todavía no está obsoleta la Epístola de Melchor Ocampo:
    “… El hombre, cuyas dotes sexuales son principalmente el valor y la fuerza, debe dar y dará a la mujer, protección, alimento y dirección, tratándola siempre como a la parte más delicada, sensible y fina de sí mismo, y con la magnanimidad y benevolencia generosa que el fuerte debe al débil, esencialmente cuando este débil se entrega a él, y cuando por la Sociedad se le ha confiado.
    “La mujer, cuyas principales dotes son la abnegación, la belleza, la compasión, la perspicacia y la ternura debe dar y dará al marido obediencia, agrado, asistencia, consuelo y consejo, tratándolo siempre con la veneración que se debe a la persona que nos apoya y defiende, y con la delicadeza de quien no quiere exasperar la parte brusca, irritable y dura de sí mismo propia de su carácter…”

    El mito del matrimonio ha traído dañinas consecuencias, pues al naturalizarse ha sido abono de la violencia –motor de la misoginia–, familiar, de la expropiación de la vida a las mujeres, de la expropiación de su desarrollo y sus capacidades. La mujer que no se casa, no pasa de ser la solterona, la pobrecita, la que está sola, la sin apoyo; o si es con conciencia de causa, es la lagartona, la libertina, la pecadora.

    El mito de la maternidad

    De los tres mitos, este es el más arraigado aún, en tanto es ineludible la real capacidad de las mujeres de procrear.

    En el libro Imágenes y símbolos, Mircea Eliade dice que el mito muestra y enseña los eventos primordiales que nos convierten en lo que somos. Y basar la valía como persona o de “mujer completa” y “realizada” en la maternidad, ha convertido a las mujeres en todo, menos en sujetos con derechos. Ser esposas, y por supuesto madres, está tan naturalizado que no serlo significa estar fuera de la sociedad y de las leyes. Tenemos derechos en tanto somos hijas, esposas o madres, no por ser mujeres.

    Y sobre la figura de la madre pesan milenios de historia. Quien no lo es, está vacía entonces. Es infértil, está seca. Está incompleta y si es a voluntad, entonces además está loca y es una egoísta. Las madres son, sí, diosas milenarias y mitológicas, pero finalmente deidades femeninas sometidas al dominio de dioses. La diosa madre, de acuerdo a Cazés, no sólo perdió su supremacía, sino también resultó domesticada y convertida en esposa de alguna deidad masculina.

    Estos tres mitos, la virginidad, el matrimonio y la maternidad también son, siguiendo a Daniel Cazés, sustento de la misoginia, en tanto que ésta es, “deber ser individual y colectivo, público e íntimo, deber conformar seres en apego a creencias que ni se analizan ni se cuestionan y que de esa manera integran la moral (doble o múltiple) y la moralidad vigentes en las relaciones de género”.

    Sin embargo, considero que los mitos pueden no sólo desmitificarse, sino también crear nuevos mitos que, lejos de reproducir la misoginia, la contrarresten.

    Nuestras identidades individuales y colectivas están, sin duda alguna, construidas por mitos. Como dice Friedrich Nietzche, construcción y destrucción es un proceso que forma la cultura, y como tal, la vida es un constante construir, decontruir y re-construir mitos en búsqueda de un sentido y que le permitan al ser humano. Es, en palabras de Carl Jung, encontrar un lugar en el universo.

    Comprender que estamos hechas y hechos de mitos, que nuestras vidas son productos míticos en tanto son diferentes y, a la vez, semejantes a la vida de los y las demás, nos ayudará a entender la necesidad de crear nuevos mitos que nos ayuden a conjurar la pérdida de aquellos –como los citados aquí– que ya no funcionan, que han dejado de tener significado y un sentido.

    Mientras nuestra mente y cuerpo estén atravesados por una parte irracional –esa donde se alojan los mitos–, podríamos no sólo desmitificarlos, sino aprovechar su fuerza y alcance para construir subjetividades libres de la misoginia.

    Etiquetas:

    » Lee el texto completo...

    [ Enlace permanente ] [ DEJA TU OPINION. ]


    Sangre Cíclica

    Por Elsa Lever M.

    Sangre. Esa que nos acompaña durante toda nuestra vida reproductiva. ¿Qué piensas de ella? ¿Qué idea tienes al respecto? ¿De aceptación con alegría, de aceptación porque no hay de otra manera, o de rechazo, incluso de repulsión? ¿Cómo le llamas: "el menstruo", "el flujo", "la regla", "el mes", "el periodo", "la época", "la visita", "la novedad", "la luna", "la monstruación"?

    Tal vez parezca raro abordar el tema de la menstruación, porque sólo sale en las pláticas cuando nos quejamos de lo dolorosa e inoportuna que nos resulta. O cuando es parte del riguroso interrogatorio ginecológico. Y en los medios sólo es cuestión de la publicidad. No he escuchado a nadie hablando bien de ella. Es tema tabú, de voz baja, de esconder las toallas femeninas para que nadie se entere que estamos "en nuestros días". Se busca que no sea "incómoda", "sucia", que "no huela" a lo que es. Ocultar, camuflar. ¿Por qué nadie dice que le gusta menstruar? (quizá sólo quienes aún no esperaban o no estaban preparadas para la menopausia). ¿O que lo consideran algo hermoso, mágico o perfecto en nuestro cuerpo? ¿O que nuestra sangre es limpia y fresca?

    Es de pensar cómo a un hecho biológico se le han dado muchas interpretaciones, simbolismos y aplicaciones sociales. Por supuesto, la mayoría han surgido de las mentes masculinas tratando de explicarse ésta y otras funciones biológicas, "misteriosas", de especificidad de las mujeres - y de paso, controlarlas-.

    Por ejemplo, en muchas sociedades arcaicas -y en otras incluso actuales- se ha considerado que la sangre menstrual quema la vegetación, impide el crecimiento de las plantas, contamina las aguas y constituye un peligro para el varón. Se aislaba a las mujeres para evitar todo contacto con el exterior y la consecuente contaminación. En algunas culturas se asocia la vulva con una herida, siendo la sangre menstrual la encargada de recordar este hecho de forma periódica. En otras, según las leyendas, el flujo menstrual de la primera mujer se produjo por la mordedura de un animal en la zona genital cuando era una niña: un lagarto, un cocodrilo, una serpiente, un pájaro... En tribus de Africa del Sur, si a las mujeres se les retrasaba la primera menstruación, les frotaban los genitales con la cola de un ídolo de barro cocido con forma de serpiente.

    Para otros pueblos era prueba de que la mujer se encontraba poseída por un demonio en determinados periodos de su vida, y con esta idea apaleaban a la púber hasta que se desmayaba, pues consideraban que los malos espíritus introducidos en su cuerpo eran reacios a partir.

    Y no está lejos tampoco la explicación bíblica. Aunque la sangre es el alma del cuerpo, a la vez es símbolo de impureza, relacionada con la maldición que inició sobre la humanidad cuando Eva, la compañera de Adán, al caer en la tentación del diablo provocó la desgracia del varón. La pérdida periódica de la sangre se percibe así como una herida inmunda, un castigo infligido por Dios a todas las descendientes de Eva. La menstruación es pecado y castigo.

    También hay interpretaciones más benévolas. Como el simbolismo de "purificación" y "vida-muerte" cuando el óvulo que no ha sido fecundado -y que por tanto está negado a la vida- es expulsado del útero, abriendo así la posibilidad de una nueva fecundación. Vida y muerte de la mano, en un acto cíclico que es reflejo de la cosmovisión y cosmogonía que enaltecen los ciclos de la naturaleza pues mantienen a la vida en permanente regeneración. Aquí entra la analogía que se hace de los ciclos menstruales con el ciclo lunar y sus fases: creciente, llena, menguante, nueva.

    La luna llena se asocia con el momento de la ovulación, tiempo de fiesta, bailes y sexualidad. Por eso muchas celebraciones en luna llena en tradiciones ancestrales son acerca del amor, sexo, grandes ideas, expansión, etc.

    Hay otro significado de "purificación": el ciclo menstrual representa el flujo de todas las adherencias psicológicas de las que hay de despojarse antes de "volver a nacer". Muerte y renacimiento. Purificación para aprender.

    Médicamente se ha descubierto que precisamente antes de la menstruación el hígado y los riñones eliminan toxinas del cuerpo junto a la sangre menstrual. Y se ha asociado esta desintoxicación mensual de las mujeres con el hecho de que tiendan a vivir más tiempo que los hombres.

    Y por supuesto, no podía faltar la explicación del "rito de transición". La transición de niña a mujer; se abre la puerta a la pubertad y a la posibilidad de fecundidad, de la procreación, de dar vida. También se dice que existe una relación entre la magnitud del dolor de los cólicos con el nivel de rechazo a la menstruación, o a la propia condición femenina.

    ¿Tú cómo vives tu menstruación? ¿Te molesta, la rechazas, tratas de ocultarla con la indiferencia, o la celebras con una sonrisa? ¿Eres una "luna" con sus días de novilunio, en los que desapareces para volver regenerada en la siguiente fase? ¿O eres heredera y aval de Eva, que padeces la maldición, el castigo de la sangre? ¿Tal vez víctima de una serpiente o habitáculo de malos espíritus y demonios? ¿O eres partidaria de que la ciencia logre inhibir esta función y se elimine una diferencia biológica para así no dar pie a construcciones de género inequitativas?

    Se han contado un promedio de aproximadamente 400 "reglas" en la vida de las mujeres. ¿Cuántas hemos necesitado cada una, para aceptarlo? ¿Será que hemos dejado de lado la enseñanza simbólica de la purificación -física y mental-, la regeneración y el renacimiento?

    La menstruación es energética y deberíamos aprovecharla para la introspección y el contacto con nosotras mismas; para la reflexión y la meditación. Para crecer. Es incluso poder creativo (en el pasado, se utilizaba la menstruación como fuente de inspiración ya que las visiones y profecías se presentaban con mayor claridad). La menstruación es pasión y creatividad, agudización de los sentidos. Diría una balada actual que "de vez en mes" con nuestra acuarela pintamos "jirones de ciruelas" y "rosas en la cama".

    La menstruación nos hace poner los pies sobre la tierra cada mes. Nos recuerda nuestra condición humana, esa, cercana a la naturaleza. Nos aleja de las caretas e hipocresías cotidianas, y nos acerca a nuestro interior. No hay castigo alguno; déjala fluir. Disfrútala mientras la tengas, celébrala, hazla parte de tu energía interior y aprovéchala para crecer.

    Léelo también en:
    * Revista Maya
    * 39ymás

    Etiquetas:

    » Lee el texto completo...

    [ Enlace permanente ] [ DEJA TU OPINION. ]


    Mujeres Empoderadas

    Por Elsa Lever M.

    En algún lugar dentro de nuestra mente, incluso de nuestro corazón, habita otra versión de nosotras mismas, ¿lo has pensado? Una versión de mujeres más felices, seguras, decididas, maduras, activas, voluntariosas, empáticas, asertivas, triunfadoras, informadas, instruidas, independientes económicamente, líderes... es decir, empoderadas. Las mujeres empoderadas son aquellas que han tomado el mando de su propia vida. ¿Eres así, o te has imaginado así?

    Empoderarnos es aumentar nuestro poder y tomar control sobre las decisiones y problemáticas que determinan nuestra vida. Este poder que menciono está directamente relacionado con la categoría de género, con la equidad e igualdad de la mujer y del hombre en cuanto al acceso a los recursos y oportunidades. No se trata de un poder-dominación (estamos hartas de él), sino de un poder-hacer, de un poder-desde dentro. El poder al que me refiero no es dominación, porque ésta sin duda está relacionada con la violencia.

    Además te quiero decir que ese poder no tienes que buscarlo por todos lados, simplemente porque ya lo llevas dentro de ti. Sí, así es. Es parte de tu ser, es intrínseco a tu existencia. ¿Por qué rechazarlo, huirle, temerle? ¿Por qué negar que se desea el poder, ese poder de ser quienes queremos ser, ese poder de hacer que nuestro mundo sea diferente, y que esa diferencia signifique avance, evolución, mejoría?

    A ese poder podemos llamarle también autoestima. Pero no te vayas con la idea equivocada de ésta. No significa quebrar tu tarjeta de crédito vaciando tiendas de ropa, perfumes y zapatos; ni estar cinco horas en un salón de belleza cada tercer día creyendo que la cantidad de dinero que gastes es la medida de tu autoestima.

    La especialista en políticas en género y participación, Joanna Rowlands incorpora al concepto de empoderamiento un modelo a partir de las dinámicas de poder de género. Ella habilita las cuatro clases de poder de Lukes: poder sobre, que es la habilidad para que una persona o un grupo haga algo en contra de sus deseos, esta es la concepción negativa donde alguien gana y otro pierde. El segundo es un poder para, que es el poder implementado para estimular las actividades de otros; poder con, que es un poder sumatorio de poderes individuales; y poder desde dentro, que es aquel que está en cada persona.

    A partir de los argumentos anteriores ella deduce que el empoderamiento puede ser modificado en tres dimensiones: la dimensión personal, que consiste en desarrollar el sentido del ser, la confianza y las capacidades individuales; la dimensión de las relaciones cercanas, para desarrollar la habilidad para negociar e influenciar la naturaleza de las relaciones del ámbito cotidiano; y, por último, la dimensión colectiva, donde se trabaja en conjunto con otras y otros para lograr un mayor impacto y cambios significativos.

    El empoderamiento de este modo -dice- tiene que ser más que la simple apertura al acceso para la toma de decisiones, pues debe incluir también procesos que permitan a las mujeres -de manera individual o en grupo- tener la capacidad de percibirse a sí mismas como aptas para ocupar los espacios de toma de decisiones y de usar dichos espacios de manera efectiva. Por eso no le temas al poder, al proceso de empoderarte; de apoderarte, apropiarte de ti misma y tu vida. Sé una mujer con voluntad. La voluntad es el poder de decir ”yo quiero”, “yo decido”.

    Tienes que fortalecer tus dimensiones de las relaciones cercanas para poder además llegar a la dimensión colectiva, necesaria en la conquista de nuestros derechos; incrementar la propia autoconfianza en la vida e influir en la dirección del cambio. Cuando te empoderes, cuando cada una lo logre, podremos crear poderes no dominantes a través de la transformación de las relaciones sociales. Pero sin duda, tienes que comenzar por trabajar en tu dimensión personal, en la confianza y tus capacidades individuales; en tu autosuficiencia económica, en tu crecimiento intelectual; en tu poder intrínseco de ser y hacer... ¡Empodérate!

    Léelo también en:
    * Revista Maya
    * 39ymás

    Etiquetas:

    » Lee el texto completo...

    [ Enlace permanente ] [ DEJA TU OPINION. ]


    Bloggeras del Mundo Uníos

    Blog Day 2008Por Elsa Lever M.

    Este 31 de agosto se celebró, por cuarta vez, el día anual del blog, el día de las y los blogueros, y fue creado para que las y los blogueros conozcan otras y otros blogueros, de otros países y con otros intereses. Es un festejo activo, pues quienes bloguean dan a conocer a otros autores y otras autoras. La jornada de este día consta de que cada quien publicará un post dedicado a recomendar cinco nuevos blogs, "preferentemente blogs diferentes a su propia cultura, punto de vista y posición". De esta forma las y los lectores descubrirán otros autores y a otras autoras alejadas del propio entorno habitual. "Es un día para descubrir nuevos blogueros y nuevas experiencias", se explica en la página oficial del BlogDay.Aunque este artículo no es sobre el BlogDay, me pareció oportuno mencionarlo porque da pie para hablar sobre la importancia de los blogs y, sobre todo, de los blogueros y las blogueras, en particular estas últimas.

    Aun cuando apenas es el cuarto año que se celebra la existencia de los blogs, en realidad el primero en aparecer en la internet -en abril de 1997- se adjudica a Dave Winer, editor de Scripting News, una bitácora tecnológica y política. Pero la creación del vocablo sucedió en diciembre de 1997, cuando Jorn Barger nombró como weblog a su sitio Robot Wisdom, una bitácora tecnológica y política. Sin embargo, fue Peter Merholz, autor de Peterme.com quien redujo el término a blog, el más usado por la comunidad virtual. [1] Hay una discusión entorno a la designación del primer blog. Algunos especialistas dan el crédito al propio creador de la web, Tim Berners-Lee, quien desde enero de 1992 anotaba a manera de registro la evolución de su proyecto, en el sitio What's New in '92. [2].

    Se dice que los blogs, y otras herramientas tecnológicas del ciberespacio como YouTube, Flickr, los podscast, wikis, fotoblogs, videoblogs, foros, chats, redes sociales como Hi5, Facebook y MySpace, incluso los grupos y listas de distribución conforman la segunda generación de la internet, es decir, la web 2.0, pues se puede incorporar en ellos sonido, video e imágenes. La web 1.0 estaba constituida por páginas web, que sólo poseían quienes podían costear el diseño y el hospedaje, y eran gente famosa o experta; páginas además donde únicamente se podía leer y consultar, pero no opinar, participar o debatir. Y es aquí donde los blogs han tenido su éxito: el involucramiento de las y los usuarios de la internet. Ahora cualquiera de las y los usuarios podemos estar en la red y expresarnos, dado que ahora el hospedaje es gratuito y crear un blog no requiere de profundos conocimientos en programación o diseño. De hecho, actualmente los medios y sitios web que quieren continuar funcionando han tenido que incorporar uno o varios blogs.

    Los blogs son una herramienta fundamental para impulsar el debate, el diálogo social y, si se busca ir más allá, el activismo social. "La internet es colaborativa: la haces tú, la hacemos nosotros, la hacemos todos", dice Arturo Cano [3].Por ello se explica el rotundo éxito del proyecto Wikipedia, pues permite que las y los usuarios puedan editar los contenidos, crearlos, borrarlos, corregirlos, agregarles y modificarles lo que se desee, de una forma fácil rápida e interactiva. El proyecto ha derivado en la enciclopedia virtual más completa y, en su mayoría, muy confiable.

    En cuanto al activismo, los blogs se han convertido en una potente arma de difusión e interconexión, creando grandes redes de solidaridad y apoyo más allá de las fronteras y los idiomas. Los casos más espectaculares por la actividad generada en la red fueron los de los atentados terroristas en España y Estados Unidos y la guerra emprendida por el gobierno estadounidense contra Irak. Millones de bitácoras estuvieron dando cuenta de las atrocidades cometidas, ya fuera como testigos, ya fuera a manera de cibercorresponsales del mundo. Uno de los casos más sonados fue el de Kevin Sites, un corresponsal de CNN, quien cubría la guerra en Irak y que tuvo que dejar de publicar por un tiempo su blog por la censura que CNN le impuso. Otra bitácora muy famosa, creada por una mujer iraquí que sobrevivió a la guerra, fue Bagdad Burning (Arde Bagdad o Bagdad en Llamas), y los artículos y comentarios del blog fueron recopilados en forma de libro por la editorial londinense Marion Boyars. Aparecieron en la red a partir del 17 de agosto de 2003 y recibía en 2005 alrededor de 13 mil visitas diarias. Ha sido para muchos corresponsales acreditados en Irak una fuente de información mucho más confiable que los voceros civiles y militares de Estados Unidos. Gracias a la valentía de esta mujer que permanece en el anonimato, por primera vez un blog figuró entre los candidatos a ganar el Premio Samuel Johnson de no ficción que otorga la BBC de Londres. Puedes leer su traducción en Bagdad en llamas.

    "Los weblogs, blogs o bitácoras representan el corazón mismo de la web", explica Octavio Islas [4]. Y cómo no, si en el ciberespacio prácticamente cada dirección url a la que entramos es un blog. Este investigador y experto en internet en el Tecnológico de Monterrey, México, ofrece algunas cifras interesantes: En 1998 el número de blogs apenas llegaba a 20; en 1999, con la incorporación de Blogger -sitio de creación gratuita para la edición y publicación de blogs-, el número de blogueros y blogueras se incrementó creando un nuevo ambiente de comunicación y expresión: la blogósfera. Un año después se publicaron los primeros blogs en español: Bitácora Tremendo y Subte.

    En 2002 se creó Technorati, dedicado a la investigación de la blogósfera, comenzando a generar nuevos datos estadísticos y palpables. Por ejemplo, en 2004 informó que había cuatro millones de blogs y que cada día se creaban 12 mil nuevos blogs. También dio a conocer que en 2005 ya había 19.6 millones de bitácoras y que diariamente se generaban 70 mil nuevas.

    Para 2006 los sitios web ya habían sido desplazados en la lista de preferencia de las y los usuarios, quedando 12 blogs a la cabeza de los 100 más populares en internet. Finalmente, Technorati estimó, para abril de este 2007, en 70 millones la existencia de blogs, y que cada día se crean 120 mil nuevas bitácoras. Ignorar la trascendencia de este fenómeno, es decir, "seguir de espaldas a los blogueros es perder una realidad de la sociedad civil que impregna ya muchos campos de los procesos educativos". [5].

    El reto

    En este ciberespacio -que se antoja decir de "origen masculino"- las mujeres tenemos un gran reto: apropiárnoslo (en el sentido de hacer nuestro el recurso, usarlo, aprovecharlo). Desafortunadamente Technorati aún no ha dado datos de cuántas mujeres escriben o administran un blog, pero no es aventurado afirmar que podríamos ser poco menos de la mitad del total de usuarios de blogs. Sin embargo, este dato no es tan optimista. Aunque poco se habla todavía de la participación de las mujeres en la blogósfera, lo escaso que se ha dicho pone de manifiesto gran parte de los errores que nos han obstaculizado tener presencia en ella.

    Por ejemplo, se ha discutido no sólo el número de hombres y mujeres con blogs creados, sino también los temas que se abordan y hasta la frecuencia de actualización. Hay que aclarar que cualquier dato que se dé, es aún incierto y sigue siendo parte de una urgente, amplia y seria investigación de las mujeres en la blogósfera. BlogHer es uno de los raros sitios-directorio de blogs de mujeres que se ha dado a la tarea de organizar congresos de autoras de bitácoras -The Blogher Conference-, en los que se busca discutir acerca del papel de la mujer en la blogósfera; analizar la evolución y distintas perspectivas de los códigos éticos en la comunidad, y descubrir la capacidad de las bitácoras para amplificar la voz de la mujer por todo el mundo.

    De los pocos directorios al frente de una mujer, Carmen, Unión de Bloggers Hispanos es, además de una comunidad hispana de blogs, un espacio muy popular de tecnología e información.

    En cuanto a los temas, una de las quejas recurrentes por parte de ambos sexos es que las mujeres tienen bitácoras intrascendentes. Es decir, que mientras los blogs profesionales, temáticos o especializados están "en manos de los hombres", las mujeres los usan para relatar su vida cotidiana; han pasado del diario íntimo de papel, al diario virtual, donde la familia, la pareja, las tristezas y sueños quedan plasmados en el ciberespacio, pero con un plus: se puede obtener retroalimentación.

    Llevaría tiempo comprobar lo anterior, pero lo que sí es seguro es que podemos proponernos dar muestras de lo contrario. Se dice también que por ello las mujeres no figuran en los rankings de los blogs más populares, aunque haya quien responda que esa "competencia" por aparecer en el "número uno" es una actitud tonta. Considero que esto es cuestión de enfoques, dado que si escribes un blog es porque quieres ser leída o leído. Y en el caso de las mujeres, lograr ser leída en una blogósfera de 70 millones de blogs no debería parecernos intrascendente, y los rankings lo que hacen es visibilizar las bitácoras más visitadas. Claro que si tu blog no contiene información en realidad importante, se puede entender la falta de interés ante esto.

    Aquí es donde se pone en acción la parte final del reto que tenemos las mujeres en la blogósfera: la participación activa. Decían que la tecnología estaba negada a las mujeres, porque no entendíamos nada. Asunto resuelto: no sólo las mujeres, también los hombres que no tienen ni idea de lo que es "html" o "javascript" o "ccs", por ejemplo, pueden ahora integrarse a la blogósfera fácil y rápidamente. El asunto es tener, en realidad, algo importante, interesante y trascendente que decir. Se trata de hacer crecer la blogósfera y la red en ideas, discusión, debate, información oportuna, apoyo humano y solidaridad. Se trata de aportar a la generación de nuevos conceptos y formas de vivir que sean mejores a los que tenemos y que tanto daño a la humanidad han causado.

    La participación activa que menciono se refiere a nuestro compromiso de apropiarnos de manera ética de un medio de comunicación. Bloguear, a propósito, no sólo es abrir un blog y actualizarlo de vez en cuando y esperar a ver quién llega por accidente a tu bitácora y de suerte te lee y, si bien te va, puede dejarte algún comentario no siempre muy amable. Bloguear es aportar una información de importancia e interés general, y visitar otros blogs, leerlos -de verdad leerlos-, y dejar un comentario pensado y argumentado, que quizá dé pie a una rica discusión. Bloguear es comprometerte a difundir ayuda, campañas de apoyo, crear redes solidarias, denunciar y levantar la voz ante las injusticias. Para cambiar mentalidades, hay que comenzar por modificar la propia.

    La investigadora Carmen Gómez Mont afirma que "la web vive un segundo soplo de vida".[6]. Hagamos que ese soplo sea realmente significativo. No importa desde qué área del conocimiento, especialidad o interés lo hagamos, lo importante es no llenar el ciberespacio de basura. ¿Qué has hecho tú, bloguera, para enriquecer la red?

    ¿No tienes un blog aún? ¡Hazlo! Si te atoras, no dudes en preguntarme (en este post o por mail); mal que bien, he aprendido mucho en dos años. ¡Anímate! Las mujeres tenemos mucho que decir y aportar para hacer de este mundo un espacio más amigable y digno de vivir.

    Notas:
    1 Islas, Octavio, "Blogósfera: la última frontera", en Revista Mexicana de Comunicación #105, México jun-jul 2007.
    2 Idem
    3 Cano, Arturo, "La nueva internet", en Revista Mexicana de Comunicación #105, México jun-jul 2007.
    4 Islas, Octavio, op.cit.
    5 Cobrián, Mariano, "Voceros de la sociedad civil", en Revista Mexicana de Comunicación #103, México feb-mar 2007.
    6 Gómez Mont, Carmen, "Diálogo social", en Revista Mexicana de Comunicación #105, México jun-jul 2007.

    Etiquetas:

    » Lee el texto completo...

    [ Enlace permanente ] [ DEJA TU OPINION. ]


    Cuerpo, Amor y Vida

    Por Elsa Lever M.

    ¿Te has puesto a pensar qué haríamos sin cuerpo? Así es: nada. No habría manera de materializar nuestros pensamientos, ideas, objetivos, ilusiones, sentimientos y emociones.

    Nuestra mente es muy poderosa, pero sin cuerpo sólo sería un director de orquesta... sin orquesta. Por eso es tan importante tomar conciencia del valor de nuestro cuerpo, y actuar en consecuencia. En el cuerpo confluyen pensamiento y vida.

    ¿Cuándo fue la última vez que lo apapachaste y consentiste? ¿Lo has mantenido sano, activo y funcional? Y no estoy hablando de cirugías estéticas o caprichos de vanidad, sino de los factores básicos y necesarios para mantener tu cuerpo al día.

    ¿Por dónde empezar? Párate frente al espejo y obsérvate. No como un juez, sino como una amiga. No busques formas, tamaños, colores o texturas "perfectas". No existen. Lo que tienes que buscar son señales de enfermedad o agotamiento. Pero el trabajo no sólo es hacia el físico. Debes acudir al médico para detectar el estado de tu organismo, de tu cuerpo por dentro. La dimensión de tu tarea dependerá de los resultados. Espero no tengas mucho que hacer al respecto. Pero si es al contrario, no dejes de asistir a tus citas médicas y cumplir al pie de la letra las indicaciones.

    También es importante que seas honesta contigo misma: ¿estás sana emocionalmente? ¿estás en equilibrio? La atención psicológica no es un último recurso, sino parte integral de tu salud. La mayoría de las enfermedades tienen un origen psicosomático. Eso no significa que "inventemos" malestares, sino que cualquier desequilibrio psicológico (pensamientos-emociones-sentimientos) se manifiesta en el cuerpo en forma de enfermedad.

    Como verás, nuestro cuerpo requiere de gran responsabilidad de nuestra parte. Hay mucho que hacer, en lugar de estar perdiendo el tiempo deseando tener otro cuerpo, gastando dinero en busca de la juventud y belleza eternas o quejándonos de los "defectos", que sólo lo son cuando vivimos de los estereotipos. Piensa en lo triste que resulta saber que quienes más recurren a las cirugías estéticas son personas en crisis: divorcios, desempleo, envejecimiento, duelo, rupturas...

    Saber qué tan satisfecha o tranquila te sientes con tu cuerpo, es un termómetro de cómo te sientes con tu vida. Se quiere cambiar el cuerpo para así poder cambiar la existencia, la orientación de la vida. Pero ahí radica el problema, porque es sólo una falsa idea. Las cirugías estéticas, los tatuajes, las perforaciones y otro tipo de modificaciones son sólo síntomas de un odio al cuerpo (y de consumismo y comercialización). Son reflejo de la verdadera idea que se tiene del propio cuerpo: un accesorio que alteramos y adaptamos según la moda imperante; un objeto al que podemos hacerle lo que sea, todo en una carrera interminable y obsesiva de "buscar" una "identidad", o querer ser eterna.

    El cuerpo no es un estorbo o un obstáculo, como pensaban algunos antiguos filósofos, incluso como ciertas ramas de la ciencia lo siguen pensando. No es el "borrador" que hay que corregir. La ingeniería de lo biológico está persiguiendo, incluso, la desaparición del mismo; volverlo una pureza técnica, una máquina (sin metáfora) perfecta. Ahora resulta que es más fácil fabricar y modificar cuerpos a modo, gusto y antojo, que cambiar las mentalidades para que nos aceptemos como somos, con nuestros límites corporales y la irremediable condición humana que representa la muerte.

    Por eso revisa el estado general de tu cuerpo, y aplícate en sanar lo dañado, en reducir riesgos de enfermedad, y en aceptarlo y quererlo. A cada una de nosotras nos fue dado un cuerpo para poder llevar a cabo nuestras metas. Cuídalo, protégelo, escúchalo, atiéndelo, defiéndelo y respétalo... ¡Amalo y vive!

    Lee este texto también en:
    * Revista Maya
    * 39ymás

    Etiquetas:

    » Lee el texto completo...

    [ Enlace permanente ] [ DEJA TU OPINION. ]


    Nosotras Sororalmente

    Por Elsa Lever M.

    En mi correo apareció un mensaje titulado Las amigas curan. Supongo que ya les ha llegado a muchas de ustedes. En el contenido del mensaje se dice que un estudio publicado por la Universidad de Los Ángeles, California, indicaba que la amistad entre mujeres "es verdaderamente especial". Se descubrió que las amigas "contribuyen al fortalecimiento de la identidad y protección de nuestro futuro" y "nos ayudan a recordar quiénes somos realmente". Después de 50 años de investigaciones -se señala en el texto- "se identificó que existen sustancias químicas producidas por el cerebro que ayudan a crear y mantener lazos de amistad entre las mujeres". Los efectos de los lazos de amistad impactan hasta en la salud, pues según el estudio, "tener amigas nos ayuda no solamente a vivir más, sino también a vivir mejor".

    En el feminismo esta idea de la amistad entre las mujeres es fundamental. Sólo que aquí se llama sororidad (las francesas le dicen sororité, del latín sor, cuyo significado es hermana. Las italianas dicen sororitá, y las feminista de habla inglesa la llaman sisterhood), y trasciende lo social: los lazos de amistad trastocan lo político. La alianza de las mujeres, dice la feminista Marcela Lagarde, busca "crear espacios en que puedan desplegar nuevas posibilidades de vida".

    La palabra sororidad se deriva de la hermandad entre mujeres, el percibirse como iguales que pueden aliarse, compartir y, sobre todo, cambiar su realidad debido a que todas, de diversas maneras, han experimentado los mismos obstáculos, problemas y discriminación. Sororidad es la “amistad entre mujeres diferentes y pares, cómplices que se proponen trabajar, crear y convencer, que se encuentran y reconocen en el feminismo, para vivir la vida con un sentido profundamente libertario”, explica Lagarde.

    Se habla de que no hay peor enemigo de una mujer, que otra mujer. Falso. Porque esa enemistad ha sido construida socialmente y reproducida por nosotras mismas. En la sororidad se encuentra la posibilidad de eliminar la idea de esa enemistad histórica entre mujeres. Marcela Lagarde explica que así como duele más la incomprensión, los ataques, la competencia y el autoritarismo femeninos, en esa misma medida “los hechos positivos entre mujeres, marcados por claves de alianza, potenciación colectiva, y la consecución de mejores condiciones de vida para las mujeres tiene una doble repercusión subjetiva”.

    Además, no se trata sólo de solidaridad, porque ésta "tiene que ver con un intercambio que mantiene las condiciones como están; mientras que la sororidad, tiene implícita la modificación de las relaciones entre mujeres".

    La sororidad es una fuente de autoestima y “el desarrollo de la autoestima de género permite que cada una valore de manera positiva ser mujer y se beneficie personalmente de logros, avances y acciones de mujeres que son capital simbólico y político del género que por eso pueden iluminar a quien los recibe y elabora como propios y los lleva a su propio mundo”, afirma Lagarde.

    Por algo en el estudio citado al principio descubrieron que tener amigas nos ayuda a vivir más y mejor. Lagarde explica: "La autoestima se fortalece cuando cada mujer se sobrepone, avanza, consigue los objetivos, logra sus metas y recibe a cambio un lugar en el mundo o reconocimiento a bienes simbólicos o materiales, poderes cuando desarrolla y potencia su existencia”.

    Hermandad, confianza, fidelidad, apoyo (político, social, moral, personal, económico) y reconocimiento entre mujeres para construir un mundo diferente, recordando siempre que todas somos diversas y diferentes, es lo que significa sororidad.

    Hagamos un pacto de hermandad entre todas las mujeres. Abracémonos sororalmente. Lo necesitamos.

    Etiquetas:

    » Lee el texto completo...

    [ Enlace permanente ] [ DEJA TU OPINION. ]


    Hombres Reloaded

    Por Elsa Lever M.

    Hace poco leí en un artículo sobre mercadotecnia que los roles y las actividades tradicionales de los hombres se han modificado y reflejado en las nuevas formas que están adquiriendo los varones de sentir, relacionarse, vivir y consumir. Se dice que ellos tienen ahora motivaciones y deseos diferentes a los de los hombres del siglo pasado.

    El artículo se basa en un estudio "cualitativo" llevado a cabo por Grado 7, unidad de marketing antropológico de JWT México, y se destaca -en las entrevistas realizadas- un cambio en los "impulsos de compra" masculinos. Se explica que según el hombre es, en su decisión de compra, más pragmático, más rápido y racional, pero que ahora se ha visto un cambio tendiente a comprar de manera más compulsiva y emocional; el nivel de impulsividad de los hombres ha incrementado.

    Según el argumento que se esgrime en el artículo, "los impulsos vienen del interior" (aunque de sobra sabemos que la publicidad y marketing se han encargado por siglos de crear necesidades y motivaciones). Y como provienen de dentro, quiere decir que está sucediendo un cambio interno en los hombres, que está reconfigurando el propio rol masculino. Por ello Grado 7 quiso averiguar el "motivador profundo de compra" de los denominados "nuevos hombres".

    Los resultados: De los roles tradicionales masculinos de ser proveedor y protector, ahora los "nuevos hombres" se interesan en la tolerancia, la diversidad, la creatividad y la libertad. Sin dejar sus dos roles históricos, ahora -dice el estudio- se reconocen plurales y mucho más flexibles.

    En el artículo se mencionan tres nuevos tipos de consumidores:
    1.-El protector: Sensible y busca el bienestar de sí mismo y su familia. Cambia pañales, entra a la cocina, y hace las compras de la despensa.
    2.-El creador: Gusta de renovarse a él y a su entorno. Practica yoga, meditacioón, le interesa el ecoturismo y lo orgánico.
    3.-El amante: Es el polo opuesto del macho mexicano (según el artículo), pues está enfocado al bienestar de la pareja. Le interesan las áreas afectiva, sensorial y sexual junto al componente del amor.

    La conclusión del estudio es que la existencia de estos hombres renovados es gracias a las mujeres. Como tenemos un nuevo perfil (independientes, preparadas y preocupadas por nosotras mismas), los hombres han reaccionado a esto y, de acuerdo con la perspectiva mercadotécnica, han reaccionado positivamente, aunque no sin resistencias.

    Los "nuevos hombres" están rompiendo esquemas familiares e interiores, se explica en la revista. Están descubriendo nuevas potencialidades y campos de acción, siendo con ello seres más integrales. Y esto queridas y queridos lectores, representa ya un nuevo nicho de mercado. Los productos y servicios que más se han beneficiado de los nuevos hábitos de consumo de los "hombres renovados" son viajes, alimentación, moda, deportes, decoración, línea blanca y educación. ¿Qué tal? Ahora también ellos estarán inmersos en el bombardeo de los mensajes publicitarios. Terrible.

    Muy bien el artículo. Lo que no me queda claro es... ¿dónde están? ¿Dónde están los "nuevos hombres"? Sé que los hay. Sé que, en efecto, las maculinidades están en crisis y que esto provoca confusión en los hombres. Muchos desean arrancar los roles tradicionales y dañinos que les pesan como lápidas, sobre todo aquellos fundamentados en el machismo y la misoginia, pero les resulta difícil abstraerse a miles de años de historia.

    Sé que los hay. Que quienes lo intentan tienen que ir a contracorriente, como nosotras lo hemos hecho tanto tiempo. Que quienes lo están haciendo se topan con pared, con burlas, con humillaciones. Lo sé.

    Sólo que después de saber que uno de cada tres hogares reporta violencia doméstica, que hay un incremento de 72% en los casos de denuncia de violencia intrafamiliar, y de éstos 91% de los agresores son hombres; que hay un incremento dramático de casos de feminicidio (de 1999 a 2007 más de 6 mil asesinadas, promediando cuatro mujeres y niñas asesinadas por día, por el solo hecho de ser mujeres); y que se ha dado un incremento de los casos de violación por parte de los miembros del ejército y policías contra mujeres, es entonces cuando me pregunto dónde están los nuevos hombres.

    Si la misma industria publicitaria y de marketing han apoyado, fomentado y explotado como nicho de mercado la violencia contra las mujeres, y apoyado, fomentado y explotado como nicho de mercado el miedo de las mujeres (ver la imagen a la derecha), ojalá ahora también apoyen, fomenten y exploten como nicho de mercado la antiviolencia. A los hombres históricamente se les permite ser violentos, en rangos y grados distintos. Una de las académicas feministas más reconocidas de México, etnóloga y doctora en antropología y que encabezó desde la Cámara de Diputados -donde ocupó una banca- una amplia investigación sobre los asesinatos de mujeres en Ciudad Juárez -denunciados a nivel internacional- y que luego extendió a todo el territorio mexicano, explica en una entrevista para Página/12 que las masculinidades prevalecientes todavía están cargadas de violencia; los hombres tienen que probarse y demostrarse a través de los deportes, las competencias rudas, la política y ya en el ámbito de la delincuencia, a través de los delitos. Dice que con el estudio también confirmó que la mayor parte de los crímenes son cometidos por hombres.

    Sería bueno que los estudios mercadológicos como el mencionado aquí, que se jactan de ser "cualitativos", le imprimieran una verdadera perspectiva de género, de tal manera que no sólo averiguaran los nuevos hábitos de consumo de los "hombres renovados", sino también se interesaran por detectar los niveles de violencia que subyacen a los nuevos "impulsos de compra" que tienen. ¿Qué hay del ejercicio de poder y violencia cuando aplican los "nuevos hábitos de consumo", cuando se permiten comprar de una manera "más compulsiva y emocional"? Creo que no es muy fiable creerse el cuento de que si cambian pañales, entran a la cocina, hacen las compras de la despensa, practican yoga, comen lo orgánico y se preocupan por su físico, quiere decir que han cambiado. Un verdadero cambio, significativo, sería que a la par de los nuevos hábitos de consumo, disminuyeran los índices de violencia contra las mujeres y los feminicidios. Pero no. Éstos van en aumento. Ojalá fuera así de fácil.

    Etiquetas:

    » Lee el texto completo...

    [ Enlace permanente ] [ DEJA TU OPINION. ]


    La Risa del Vientre

    Por Elsa Lever M.

    Desde tiempos inmemoriales, dice la escritora Clarissa Pinkola en Mujeres que corren con los lobos, existen arquetípicas diosas de la sexualidad sagrada. Una de ellas es Baubo, una divinidad de la antigua Grecia conocida como -entre otros nombres- la diosa de la obscenidad.

    Baubo era una bailarina prodigiosa, pues no tenía cabeza; sus pezones eran sus ojos y su vulva era su boca, con la que contaba deliciosas y divertidas historias. En su baile agitaba las caderas como si estuviera en pleno acto sexual, y sus senos brincaban al ritmo de la danza.

    Esta diosa del vientre conseguía arrancar risas placenteras a hombres y mujeres, y desde ese gozo les infundía una gran energía vital. Pero se conoce tan poco de ella, que se sospecha que su culto, dice la autora, fue destruido y enterrado.

    Nuestra historia terrenal sobre la sexualidad es muy parecida a la de Baubo. O quizás nació al ser destruido su culto, pues le fue negado a la mujer el derecho al placer, a conocer su cuerpo, ese que han dicho que sólo sirve para procrear y como objeto del deseo de otros.

    De hecho, parece que aún estamos en esos tiempos de oscuridad, pues aún hay hombres que consideran inexistente el orgasmo femenino anulando con ello toda posibilidad de disfrute en la mujer, y se desentienden de cualquier participación activa para que las mujeres –tú, yo, nosotras- lleguemos al orgasmo.

    Sin embargo, lo peor es cuando las mujeres mismas nos cerramos a la oportunidad de gozar; cuando las propias mujeres pensamos que no nacimos para disfrutar, que no es nuestro papel o que es un pecado, y por lo tanto actuamos en consecuencia, fingiendo no sentir, acallando a nuestro cuerpo. No es gratuito tampoco que la mitad de las mujeres finjan tener un orgasmo y se priven de esos segundos (entre 10 y 50) de clímax.

    Pero alcanzar el orgasmo tiene su chiste. Después de que por siglos se nos dijo que no estábamos hechas para el placer, o que las mujeres que gozaban sexualmente no podían ser más que prostitutas, ahora se ha reconocido un derecho al orgasmo. También se ha discutido cómo es la estimulación genital para obtenerlo, aunque la balanza hasta el momento se ha inclinado a favor del clítoris, más que la vagina. De hecho, en el proceso de aprender a conocer nuestro cuerpo y sus reacciones, así como el camino de la excitación, la estimulación o autoestimulación del clítoris es fundamental. Incluso se considera que por masturbación clitoridiana existen pocas mujeres anorgásmicas (cerca de 95% de mujeres manifiesta necesitar la estimulación del clítoris).

    En lo que sí hay consenso es en que la obtención del orgasmo, la experimentación y la posibilidad de goce de diferentes maneras, se acerca a la idea de una salud no sólo sexual, sino también mental. La risa del vientre, dice nuestra escritora citada, es una de las mejores medicinas para una mujer.

    Por eso, si tú eres alguien que se permite disfrutar del sexo; que se permite llegar al orgasmo (sola o acompañada), me alegra mucho. Si no lo eres, te invito a dejar actuar en ti a Baubo. No permitas que siga enterrado su culto, y deja que tu boca cuente ricas y divertidas historias de la obscenidad. Finalmente todas somos diosas del vientre que sonreímos desde la vulva.

    Etiquetas:

    » Lee el texto completo...

    [ Enlace permanente ] [ DEJA TU OPINION. ]



    Desde mi Cámara


    < anterior siguiente >


    Cafentina Submarino, en Xalapa, Veracruz



    Cuento



    Sorbos
    Por Elsa Lever M.

    Diáfana y débil, Maricruz le dio un sorbo a la noche. Le supo a tristeza, a soledad; le supo a dolor y a muerte. Caminó sin rumbo, pero sí con cierto destino, pues no sabía a dónde iba pero estaba segura de a dónde no quería ir. Y ese lugar era su casa —enclavada en el municipio El Desconsuelo, en la colonia de la Inconformidad—, el hogar que hacía tiempo había dejado de serlo, al menos para ella.

    Cruzó la avenida El Fastidio, casi corriendo. Muchos accidentes se habían suscitado sobre el asfalto últimamente y no quiso ser parte de las estadísticas. Incluso se enteró del último, con lujo de detalles, porque era su vecina la que se suicidó ahí, en esa avenida.

    Cuando llegó a la banqueta, Maricruz se detuvo y miró hacia atrás. Otras personas se quedaron en el intento de cruzarla, pues el pánico las atrapó. Tendrían que esperar otra ocasión, otro momento, pero ella ya estaba del otro lado. Dio otro sorbo a la noche. Continuaba el mismo sabor pero alcanzó a percibir otro ingrediente, que le supo a certeza, a seguridad.

    » Lee el texto completo...







    Quiosco cultural

    Artículo al Azar




    Frases Feministas

    Ultimos Comentarios

    Blogs y sitios
    Directorios

    LO MAS LEIDO DEL 2008
    Mzo -*-
    La risa del vientre


    Desde tiempos inmemoriales, dice Clarissa Pinkola en Mujeres que corren con los lobos, existen arquetípicas diosas de la sexualidad sagrada. Una de ellas es Baubo, conocida como la diosa de la obscenidad.
    Jun -*-
    Hombres Reloaded


    Se dice que los hombres tienen ahora motivaciones y deseos diferentes a los de los hombres del siglo pasado y se reflejan en las nuevas formas que están adquiriendo de sentir, relacionarse, vivir y consumir.
    Jul -*-
    Nosotras, Sororalmente


    En mi correo apareció un mensaje titulado Las amigas curan. Resulta que un estudio publicado por la Universidad de Los Ángeles, California, indicaba que la amistad entre mujeres "es verdaderamente especial".
    Oct -*-
    Mujeres Empoderadas


    En algún lugar dentro de nuestra mente habita otra versión de nosotras mismas; de mujeres más felices, seguras, decididas, maduras, activas, empáticas, asertivas, informadas, instruidas, líderes...

    TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. Copyright © 2008-2009, México, OvarioFuerte.Com.
    | Diseño: Elsa Lever M. | RSS | ATOM | Ir arriba ⇑ | NINGUN TEXTO PUEDE SER REPRODUCIDO SIN PERMISO EXPRESO DE LA AUTORA | ecoestadistica.com ecoestadistica.com